bilingue

Aprender un segundo idioma permite la compresión y el uso de ese lenguaje en distintos niveles en función de lo que se trabaje su práctica. Si bien es cierto que ser bilingüe no es algo que se puede lograr de un día para otro, requiere de mucho trabajo. Además es mejor que se empiece a estudiar una segunda lengua desde la niñez.

De hecho, tiene un punto muy positivo en el intelecto de los niños ya que permite un desarrollo mental más agudo. El hecho de aprender dos idiomas a la vez no significa que el niño pueda confundirse. Es todo lo contrario, el niño aprende así desde una edad temprana a utilizar el idioma adecuado en cada momento, además de lograr así un gran nivel de concentración. Se ha comprobado mediante estudios norteamericanos que los niños monolingües tienden a distraerse más fácilmente que los bilingües.

Hablar dos idiomas supone la apertura de la mente a más de una cultura o forma de vida. Esto aporta una información muy enriquecedora, además de que crea una conciencia de cultura muy positiva. Permite entender mejor las costumbres y vivencias de otro país.

Igualmente no deja de ser una suma de realidades positivas. El hecho de manejar dos idiomas abre las puertas a comprender mejor un tercer idioma. Los bilingües cuentan con más destrezas para aprender un nuevo idioma que los monolingües.

Dominar otro idioma es la mejor opción para vivir o trabajar en el extranjero. La mejor forma de comenzar a dominar un idioma en una edad más adulta, es convivir en el país donde se hable esa misma lengua.

Si en algun momento tienes la oportunidad en la cual tu o tus niños puedan aprender un idioma nuevo (no importa cual) no pierdas la oportunidad.

El Ser Bilingue y Algunos De Los Beneficios