alPara la educadora india Kiran Bir Sethi*, fundadora del movimiento global Design for Change (Diseño para el Cambio), el papel de la escuela y el maestro en el aprendizaje del estudiante está en la participación social. La escuela –asegura–, necesita para derribar muros para ayudar a los estudiantes a formar parte del mundo real.

Para llevar a los niños a la realidad y dar con ello valor agregado a su vida, en el día a día de la escuela Riverside School, en Ahmedabad, India, aplican el concepto de design thinking o diseño del pensamiento, que consta de cuatro pasos: sentir, imaginar hacer y compartir.

De acuerdo con Kiran, el aprendizaje se torna mucho más eficiente cuando los niños son capaces de trabajar con problemas reales, historias reales, plazos reales, con personas reales.

Entre otros proyectos creados a partir de estos cuatro pasos, los niños redujeron el peso de sus mochilas, disminuyeron los casos de acoso escolar y ayudaron a compañeros con poliomielitis a acudir a la escuela.

El más destacado fue un proyecto en el que 16 niñas consiguieron modificar las reglas de su pueblo para terminar con el casamiento infantil. Las niñas montaron una representación callejera (en los pequeños pueblos de la India, las niñas no salen a la calle). Las chicas decidieron buscar la persona más importante del pueblo e hicieron su parodia frente a esta persona, para mostrar lo que ocurre cuando un niño se ve obligado a casarse temprano. Mostraron cómo los niños podrían aportar un valor para el pueblo si estudiaban. Entonces pidieron: “déjame estudiar, permítanme aportar valor a la comunidad, deja que tenga mi infancia”. Ellas conquistaron ese derecho y lograron cambiar las reglas: el matrimonio infantil fue prohibido. Otros pueblos vecinos escucharon la historia e invitaron a las niñas a hacer su representación.

Los niños, afirma Kiran, no necesitan que los adultos resuelvan los problemas. Ellos necesitan saber que tienen las herramientas no sólo para navegar en la vida, sino para modelarla.

____________________________

* Kiran fue una de las diez finalistas del Global Teacher Prize, dotado con un millón de dólares y, aunque no ganó, considera que el premio atrajo mucha atención hacia el trabajo de los maestros y la posibilidad de demostrar que en la India también hay maestros superestrellas.

La Escuela debe permitir que los niños participen del mundo real