smarthEn la pasada temporada navideña, la demanda de smartphones se elevó de manera notable y muchos de ellos se convirtieron en regalos para niños.

Se estima que más de una cuarta parte de los niños de 10 años tiene un teléfono celular y 6 de cada 10 cuando alcanzan los 15. Aquí algunas ideas para enseñar a los más pequeños a usarlos con responsabilidad.

El ejemplo. Los niños imitan lo que ven y, si no queremos que estén pegados al aparato, tampoco nosotros debemos hacerlo. Algunos estudios señalan que la adicción de los adultos al celular tiene consecuencias en el desarrollo cognitivo o en la autoestima de los menores.

Las reglas. Es imprescindible establecer reglas. Dónde y cuándo usarlo; el uso de la conexión a Internet; qué sucederá si lo pierden o dañan; cómo interactuar en la redes sociales; qué aplicaciones pueden emplear y cómo descargarla; qué hacer ante una situación de acoso en las redes. Si las normas quedan por escrito, mejor.

La confianza. En materia de seguridad, la comunicación y la confianza tienen un papel fundamental. Es importante que los niños sepan que puedan hablar con sus padres si cometen errores y buscar soluciones juntos. El error es parte del aprendizaje

El sueño. Muchos adolescentes pierden horas de sueño por jugar con los dispositivos, atender llamadas o intercambiar mensajes de texto. Conviene, desde pequeños fijar horarios para que a la hora de dormir los aparatos queden sin uso.

Las Apps. Se calcula que al menos la mitad de los niños no piden permiso a sus padres para descargar aplicaciones. Es necesario revisar que tengan las apropiadas a su edad, sin que esto represente una invasión a su intimidad. Por otra parte, su habilidad innata en el manejo de estos dispositivos podría también enseñarnos un par de cosas.

Nos guste o no, los celulares forman parte de nuestras vidas. Que nuestros hijos sepan aprovechar sus ventajas y tener el sentido común para evitar inconvenientes depende en gran medida de nosotros.

El primer smartphone en los niños: tips para papás